Huella de Carbono

Las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y en especial de CO2, es una de las causas del cambio climático. La mayoría de las actividades que desarrolla el ser humano (transporte, alimentación, etc.) y bienes que utiliza, implican consumir energía, lo que significa contribuir a las emisiones a la atmósfera.

La huella de carbono identifica las fuentes de emisiones de GEI de un producto. Esto permite definir mejores objetivos, políticas de reducción de emisiones más efectivas e iniciativas de ahorros de costo mejor dirigidas; todo ello consecuencia de un mejor conocimiento de los puntos críticos para la reducción de emisiones que pueden, o no pueden ser de responsabilidad directa de la organización.